top

Multimedia


Derechos Humanos Represión NEUQUEN: caso Alveal
NEUQUEN: caso Alveal PDF Imprimir E-mail
Lunes, 09 de Agosto de 2010 23:56
Los vestidos de azul tienen la nariz como Pinocho

(AW) Siguen las jornadas del juicio contra los 7 policías que acribillaron a Pepe Alveal, trabajador ceramista de Zanon, en el año 2003.
Esta es una crónica de los días viernes 6 y lunes 9 de agosto, relatada por el CeProDH.




por CeProDH Neuquén y Alto Valle

En las jornadas del viernes 06 y lunes 09 de Agosto, comenzaron a desfilar los testigos de la defensa, que de diversas formas, mintieron una y otra vez, para tratar de beneficiar a los amigos de la corporación de uniforme. Lamentablemente es tan evidente, que hasta la Jueza les tiene que recordar que están bajo juramento y hacerlos optar por una de las dos o tres versiones diferentes que dan sobre un mismo tema.

Así, uno de ellos de apellido Quemel, empieza a declarar y se ubica en la Comisaría dieciocho, en el momento que lo bajan a Pedro Alveal del móvil en que lo traen esposado, malherido y chorreando sangre. Como quiere salvar a sus amigos este testigo que le va creciendo la nariz a medida que habla, dice que a Alveal lo trataron muy bien, que apenas si se le notaba una lesión cortante sobre el ojo, claro, esta es la versión que quiere que sostenga el abogado Lucero, que vendría a ser papa Gepeto. Durante más de una hora, quedando en evidencia que su testimonio es insostenible, Quemel se va, convencido de haber cumplido con su tarea: hoy por ti, mañana por mi.

Lo que no sabe Queemel es que su testimonio no coincide con ninguna prueba en el expediente y que posteriormente van a declarar dos testigos que van a coincidir en una cosa muy importante (y que esta demostrada por las imágenes): que Pedro Alveal chorreaba sangre por todos lados. Tan es así que los testigo Figueroa y Vargas, van a afirmar que Calvin Diaz Perez (el que ingresa a Pepe a la Comisaría 18 y se puede ver en el video como quien lo esposa y mete en la camioneta que luego lo traslada) entró a la Comisaría 18 a hablar con el Comisario Luís Laureano Diaz , presente en el lugar, y aprovecho para lavarse las manos porque tenia todo manchado con la sangre que chorreaba de las manos de Alveal.

Ubicaron además estos testigos (que mas bien debieran estar imputados) al resto de los policías que están siendo enjuiciados presenciando cuando Pepe es ingresado a la Comisaría 18 y como relataron los testigos que lo vieron en ese momento como el Chato Alvarez, lo ven siendo golpeado, humillado, tirado al piso y levantado de los pelos, previo meterlo a un calabozo sin prestarle ningún tipo de atención medica.
Como las mentiras tienen patas cortas, quedó en evidencia en las declaraciones del día viernes 06 de Agosto, que se cayó la coartada falaz de los imputados: todos fueron parte.

Hoy declaro Telma Salinas, policía que se encontraba en la Alcaldía en la Comisaria Primera , cuando lo llevan a Pedro y dijo que ella y otra Agente le levantaron la remera a Pedro Alveal y vieron que estaba lleno de heridas de perdigón, también reconoció que cuando lo ingresan a la Comisaría Primera estaba esposado y lo tiraron al piso. Claro, tuvo que reconocer muy a su pesar, que estaba lleno de sangre.

Hasta los testigos de la defensa confirman el estado de Alveal.


¿Médicos y enfermeros?

En el día de hoy declaro el entonces enfermero de la policia, de apellido Arturo, quien fue parte de la constatación médica a la que fue sometido Pedro Alveal en la Comisaría Primera y en la que no fue atendido, ni fueron limpiadas ni curadas sus heridas.
No esta demás decir que la entonces "medica" de la policía Mónica Castañon resultó ser una médica trucha condenada por la justicia por usurpación de titulo profesional que no tenia.
Pero mas allá de este detalle, el enfermero (si es que se puede llamar así a quien ve a una persona en el estado de Pepe y no le brinda una mínima ayuda ni atención) confirmó textualmente: "que vio un muchacho de cabello largo, delgado, tenia el cabello sobre la cara, el cabello pegado en el rostro de la sangre que tenia, tenia pelo pegado en el rostro por la sangre endurecida, tratamos de ver la lesión que tenia porque había mucha sangre, sangre coagulada" pensemos que cuando lo revisan alrededor de las 22 hs hacia cuatro horas que Pedro estaba en esa situación desesperante. Dijo el enfermero: "Recuerda que había mucha sangre en el cuero cabelludo, en el pelo, en la cara"

También el día de hoy declaro el entonces Jefe de Medicina Legal Dr. Eduardo Estevez, quien reconoció que: "el caso como en el de Pedro Alveal, es de una jerarquía y gravedad que no conoció en miles" el hubiera ido con el herido hasta el Hospital. Contó que se enteró al otro día de la situación y como tenia el acceso abierto al hospital, sin que nadie lo enviara ni se lo indicara, fue a ver a Pedro Alveal al Hospital y constatar las lesiones que tenia. Dijo textualmente: "Yo voy por mi cuenta porque soy el medico de medicina legal y es de mi interés saber que había pasado, específicamente a ver como estaba Alveal- fui a verlo porque el traumatismo en el ojo era muy importante y estaba internado" y también dijo: "Estaba acostado en la habitación y estaba tranquilo, tenia perdigonadas en el cuerpo un ojo amoratado, en compota, a pesar de que estaba cubierto"

Con las imágenes del momento en que es ilegalmente detenido luego de ser acribillado a balazos, en al que se ve una persona con la cara tapada de sangre, con las manos rojas también por la sangre, y que es visto siete horas después por quienes lo rescatan y lo llevan al Hospital, en la misma situación, más estos testimonios, es indudable que se cae la ridícula estrategia de la defensa de querer argumentar que "nadie se daba cuenta de la lesión de Alveal". Se dieron cuenta, y no quisieron atenderlo, prefirieron reírse de el diciendo que parecía un colador, golpearlo, humillarlo, mortificarlo, y dejarlo sin atención medica siete horas depuse como dijo su papa Juan: "lo dejaron tirado como a un perro"

La única verdad es la realidad: Todos fueron parte, todos vieron a Pedro y lo privaron del más mínimo derecho a ser tratado como una persona, recibir atención médica y ser trasladado urgentemente a un hospital. Quisieron destruirlo para enviar el mensaje a la juventud de que no luchen y no se organicen. A pesar de todo lo que hicieron, no pudieron. Pedro sigue en la lucha, en la fábrica y se organiza para que vayan a la cárcel, donde deben estar. Mañana siguen las declaraciones de policías, y en principio esta semana serían los alegatos de la querella y la Fiscalía.

Convocamos a acompañar a Pedro Alveal y los obreros/as ceramistas en esta pelea.

Por condena a todos los policías, por Pepe, por todos.

CeProDH
Centro de Profesionales por los Derechos Humanos Neuquén y Alto Valle
Diagonal 9 de Julio Nº 82/86, Piso 1º - Neuquén
Tel. 0299 4426683 - Cel. 154121308

Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla - www.ceprodh.org.ar

 

 

Julio López

. desaparecido

Suscribite


Si querés recibir los despachos de Agencia Walsh, dejanos tu correo. Si querés contactarte con nosotros escribí a agenciawalsh@agenciawalsh.org



- LIBROS - DESCARGA

portaretratos.jpg

VER EN LÍNEA

AFICHEparaLAWALSH


bottom

Potenciado por Joomla!. Designed by: Joomla 1.5 Template, email encyclopedia. Valid XHTML and CSS.