top

Menú principal


Información General Opinión LOS LECTORES OPINAN IX
LOS LECTORES OPINAN IX PDF Imprimir E-mail
Martes, 09 de Junio de 2015 15:22
¿Qué aporta participar del proceso eleccionario a la lucha por terminar con la sociedad capitalista y construir una más justa y solidaria?
 
Terminar con la sociedad capitalista y construir una más justa y solidaria propone una situación de magnitud tal, que me remite a mi ensayoGlobalización:El ataque a la madre tierra – mujer es la más importante peculiaridad psicológica del “proceso” de la “civilización” patriarcal en su regresión, que envío en adjunto.
 
Saludos.
Osvaldo Buscaya
 
 

Es Delito de Lesa Humanidad el enriquecimiento en la gestión gubernativa de los “representantes”, el fraude sobre el Estado, el abuso sobre la niñez, la trata, el proxenetismo y sus consecuencias, como toda violencia de género.


“Las fuertes resistencias contra lo femenino no serían de índole intelectual, sino que proceden de fuentes afectivas; la irresoluble perversión no sublimada y ambigüedad sexual del varón que posee la decisión final en éste esquema, donde lo masculino sigue siendo la ley”.

Osvaldo Buscaya


Globalización: El ataque a la madre tierra – mujer es la más importante peculiaridad psicológica del “proceso” de la “civilización” patriarcal en su regresión

 

El proceso de la “perversa civilización patriarcal”evoluciona desde la horda primitiva, regulada en su sintomatología, sobre la regresión de la libido a la fase preliminar sádico – anal.
Su “ética y moral” disimula su carácter sádico frente a la condición de su irresoluble perversión, no accidental sino indispensable fase, para el goce y satisfacción sobre la mujer – objeto, tendiendo a su eliminación como culminación del abuso – uso -- violación de lo femenino.
La vigencia de la “perversa civilización patriarcal” no puede permitir se le niegue la posibilidad de satisfacer su libido, por frustración, de la única forma de satisfacción que el “perverso patriarcado” exige y de la única que es capaz.
Las tendencias sexuales del “perverso patriarcado”, son extraordinariamente plásticas; pueden remplazarse recíprocamente, resultando de este modo que cuando la realidad rehúsa la satisfacción de una de ellas, como ejemplo en Argentina negar el tratamiento de la ley de trata, existe la posible compensación en la satisfacción de “tratarla”, pero sin perder la vigencia de su imposición perversa.
El varón, en el “perverso patriarcado”, está imposibilitado de valorar los fines sociales en detrimento de los sexuales perversos y egoístas.
Solo la mujer, en su evolución edípica, lo logra, en una sublimación de tendencias sexuales en otras no sexuales, suprimiendo una parte de la finalidad de su libido.
Desde la horda primitiva a la actualidad la “perversa civilización patriarcal” no limitó el número de fines y objetos, que proporcionan su satisfacción en el recorrido milenario desde el co ntrol del fuego a la “carrera espacial”.
La “perversa civilización patriarcal” adapta su organización sexual en todas y cada una de las etapas de su desarrollo llegando a la globalización.
La sucesión de las diferentes fases evolutivas, de la “perversa civilización patriarcal”,se realiza conforme a un “programa” preestablecido en su perversión: existiendo un paralelismo y concordancia entre las fases del desarrollo de su ética, moral, religión, política, sectarismo y su perversión.
La milenaria “perversa civilización patriarcal” se adapta, irreversiblemente, a la fijación perversa en proporción directa a la importancia de la misma y toda rebelión en su contra sufre una represión correlativa a la fijación de su libido, de donde depende la tendencia a los conflictos que caracteriza la historia del varón en su sometimiento a lo femenino.
Este desarrollo, es en el fondo, legado y repetición de la trayectoria evolutiva que la humanidad, del varón, entera ha recorrido a partir de sus orígenes y a través de un largo espacio del tiempo.
Este origen del desarrollo perverso es fácilmente reconocible en la “evolución” y “cultura” patriarcal, no obstante encubrirla con su ética y moral en sus particularidades, que en el fondo, son heredadas resultando adquiridas de nuevo en el curso del desarrollo individual de las condiciones impuestas anteriormente, adquiriendo la particularidad donde persiste y continua ejerciendo su acción sobre todos los varones sucesivos, el horror a la castración y el sometimiento de lo femenino mutilado.
Esas condiciones que primitivamente fueron creadoras, se convierten en evocadoras ante las nuevas generaciones y la marcha de este desarrollo predeterminado no quedará perturbada y modificada en cada varón por influencias exteriores recientes, que hipócritamente se pretende resolver con pronunciamientos y leyes a “favor” de lo femenino.
Lo que sí es evidente, desde luego, es la fuerza que ha impuesto la humanidad del varón en este desarrollo perverso y cuya acción continua ejerciéndose en la misma dirección.
Ahora bien; podemos observar que la tendencia perversa y la auto-conservación del patriarcado se fundamentan en el horror a la castración y en la realidad de la mujer – objeto – castrado, y todo lo que con esta se relaciona le hace más fácil el “juego” de la educación y aprender tempranamente, el varón, a plegarse a la necesidad y a conformar su  desarrollo a las indicaciones de la realidad de la mujer –objeto – castrada, cosa concebible, dado que no pueden procurarse de otro modo a lo femenino como objetos que precisan y sin los que el patriarcado corre peligro de perecer como “civilización”.


Introducción


La era global, caracteriza una serie adaptativa delpatriarcado económico sobre su perversión.
En este marco tenemos la expansión del perverso patriarcado económico y su relación contradictoria con la igualdad.
Se establece una adaptación, que ubica la era del perverso patriarcado económico global en contraste a la anterior era del perverso patriarcado económico ecuménico, como “transformación critica” desde la década de los setenta y en marcha al comenzar los noventa con su impulso hasta casi finales de la primera década del milenio con los efectos de la crisis económica– financiera.
Cada país y zona geo-económica – financiera del perverso patriarcado se incluye en esta adaptación, gravitando con más o menos intensidad en torno a la dinámica del capitalismo, marcada por la economía y la política de los Estados Unidos.
El perverso patriarcado económico ecuménico del capitalismo se afirma en sectores determinados: Estados Unidos, Canadá, Europa occidental, Japón, Australia, Nueva Zelanda y en países de América Latina.
El perverso patriarcado económico ecuménico del capitalismo, en la crisis, incluye en la adaptación de la era del perverso patriarcado económico global del capitalismo los sectores petroleros de lapenínsula Arábiga, los “cuatro tigres asiáticos” y después, los tres del sudeste asiático, ingresando expansivamente China e India arrastrando en este  proceso a las economías ex soviéticas y en el nuevo milenio, “configura” los llamados BRIC –Brasil, Rusia, India  y China.

 

Democracia progresista a la violeta del “varón”


El perverso patriarcado económico ecuménico del capitalismo posteriormente, a la segunda Guerra Mundial, en un “juego” de fuerzas y valores estructura una apariencia democrática– progresista del “varón”, “presentándola” como fenómeno de gran trascendencia histórica simulando una derrota total de la extrema derecha mundial.
El perverso patriarcado económico ecuménico del capitalismo se reafirma mediante la fortaleza militar, científica, y económica de la potencia occidental, los Estados Unidos, que emerge como superpotencia para extender su modelo a los países bajo su influencia, con la creación de una cultura democrática-antifascista en occidente como ciudadanía vencedora; con énfasis en la izquierda social y política europea evocando la depresión de los años treinta, pero  ocultando la asociación de la teoría y la política del perverso patriarcado económico ecuménico del capitalismo.
En este juego de “configuración democrático–progresista del varón”, ubicada en la base de la nueva estructura social de acumulación del perverso patriarcado económico ecuménico del capitalismo, establece pactos entre capital y trabajo, como con la derecha e izquierda para facilitar un impulso desarrollista con inclusión social, que mediante la revolución tecnológica asociada a la industrialización, incrementa la productividad y los salarios trasladando el
consumo hacia las masas.
El perverso patriarcado económico ecuménico del capitalismo con el objeto de estimular el crecimiento económico con plena ocupación, impone políticas monetarias y fiscales expansivas, potenciando la agricultura de monocultivo, materias primas y energía, así como la total desatención del medio físico --natural.
El impulso “democrático -- progresista del varón”, que impone el perverso patriarcado económico ecuménico del capitalismo, simula un reconocimiento recíproco; entre la clase trabajadora, los sectores populares, la ciudadana y el gran capital con las elites de las categorías sociales afines de las burguesías, desarrollando, en esta simulación, un Estado del Bienestar liberal y democrático y en esta estructura social de acumulación,que impone el perverso patriarcado económico ecuménico del capitalismo, cada Estado ocupa un lugar central en la regulación de los procesos económicos y sociales de su respectiva sociedad.


Acomodación de derechos en la democracia progresista a la violeta del “varón”


El perverso patriarcado económico ecuménico del capitalismo se impone con sus socios– políticos progresistas a la violeta, simulando crear fuerzas sociales políticas democráticas con la socialdemocracia, con las fuerzas sociales -- políticas del liberalismo y con los populismos de centro derecha.
El perverso patriarcado económico ecuménico del capitalismo impone directamente, los derechos de la gran propiedad contra los derechos democráticos y sociales; la democracia progresista a la violeta del “varón” mantiene los derechos de la gran propiedad,con la hipocresía de aceptar sustanciales derechos democráticos y sociales simulando un  compromiso institucional con sus agentes socio --políticos “varones” aparentando desarrollar un régimen de
bienestar.


El perverso patriarcado económico ecuménico del capitalismo, transforma las relaciones básicas que lo configuran
 

 

En los años setenta y ochenta la crisis económica desencadena cambios y conflictos en la estructura social de acumulación del perverso patriarcado económico ecuménico del capitalismo, transformando las relaciones básicas y su estructura con una nueva hegemonía social políticamente afín a los intereses de su capital financiero--corporativo.
La crisis del perverso patriarcado económico ecuménico del capitalismo que genera al comienzo de la década de los setenta, simula alarmar al gran capital para que su indiscutida posición de fuerza internacional y sus distintos agentes impongan una serie de respuestas complementarias terminando con el cambio fijo dólar-oro establecida en Bretton Woods, pero imponiendo, el dólar, como moneda de reserva e intercambio internacional a los otros estados con la flotación de las monedas y la liberalización progresiva de las relaciones económicas internacionales y financieras de manera unilateral los Estados Unidos, acabando por configurar una estrategia de toma del poder del capital financiero norteamericano proyectándolo hacia los “capitalismos” de otros países; proyecto económico, social y político en estrecha compenetración con la nueva fracción dirigente del gran capital, la financiera y el enorme beneficio para el dólar y el proceso de su economía.
Así el perverso patriarcado económico ecuménico del capitalismo con los valores y teorías liberales conservadoras de la derecha, reafirmada sobre sí misma y con la crisis, pasan a la ofensiva y recuperan espacios de hegemonía ideológico-teórica, imponiendo el neodarwinismo social elitista, después de haber simulado la hegemonía de los valores y las teorías de la etapa democrático progresista a la violeta.
Así el perverso patriarcado económico ecuménico del capitalismo destruye el compromiso democrático --progresista a la violeta al imponer unilateralmente, la metodología neoliberal y neoconservadora con la “liberación” del capital respecto del rol del Estado y de su capacidad reguladora en la economía y en una fase de crisis interna de la estructura de acumulación, implementa condiciones que permitan al capital seguir obteniendo beneficios en el circuito exterior y al mismo tiempo diseñar las condiciones de competencia de la fuerza de trabajo; debilitando la capacidad de negociación del trabajo de manera estructural, como el poder democrático del Estado presionando de manera sistemática a favor de la desregulación, lo que sitúa fuera de competencia ámbitos de la economía y de las finanzas, como prerrogativas absolutas del capital y así anular el poder democrático frente al poder del capital redimensionado que crece y se trans-nacionaliza cada vez más.

 

Consolidación del perverso patriarcado económico ecuménico del capitalismo


La simulación de la “igualdad” y la crisis de los ochenta determinan, lo estratégico del gran capital y la elite tecno-burocrática a su servicio que alcanza dimensión mundial, en Estados Unidos y Gran Bretaña.
Las fuerzasdemocrático “progresistas a la violeta del varón”, no articulan una contraofensiva adaptándose sus elites y categorías sociales bien situadas y beneficiadas, en un fenómeno de transformismo político y de identificación con el perverso patriarcado económico ecuménico del capitalismo.
La toma del poder financiero se inicia con la reacción monetarista radical de laFED – la Reserva Federal- al final de los setenta y al comenzar los ochenta implementando la subida de tipos de interés para reducir de manera drástica la inflación; en Estados Unidos es inmediata la caída de la inflación, creando una gran bolsa de desempleo que facilita la baja de salarios y una ofensiva anti sindical.
En Europa Occidental y Japón se induce una elevación de los tipos de interés y la contracción de la economía; en Latinoamérica, el endeudamiento en dólares de la década anterior sacudido por su elevación, precipita la crisis de ladeuda de comienzos de los ochenta para crear la nueva dependencia en toda el área respecto del capital de los centros financieros, con renegociaciones de la deuda implementando políticas de estabilización y restructuración económica y así el neoliberalismo y la globalización se extienden rápidamente, y se logra la independencia de los bancos centrales respecto de la política democrática, la reforma del FMI, el BM y la OCDE, según los principios monetaristas y las concepciones neoliberales.
Este cambio crea un permanente flujo de valores de todo el mundo hacia Wall Street donde se financia la economía norteamericana y británica, que refluyen al resto del mundo en forma de financiación condicionada a los requerimientos neoliberal-financieros, permitiendo a la superpotencia de ser el principal acreedor del mundo en la era anterior a  convertirse en el gran deudor, sobre la base de reciclar hacia Wall Street cantidades ingentes del conjunto de la
liquidez mundial; política neoliberal de liberalización, de desregulación, de re-mercantilización, de privatización, de reducción de la fiscalidad al capital y el ataque a la representación sindical, aplicado en el mundo anglosajón, en Latinoamérica y proyectado hacia el resto del mundo para que al acabar los ochenta, el reconocimiento recíproco entre las fuerzas sociales y políticas con intereses opuestos que sostuvo la cultura moral y política democrática y progresista a la violeta del “varón” y el correlativo compromiso desarrollista y de bienestar avanzan en su deterioro, para coincidir con la implosión del autoritarismo burocrático soviético por la pérdida de su atractivo económico, social y político en todo elmundo, dando paso a la era del perverso patriarcado económico global.


Las instituciones activas del perverso patriarcado económico global, conforman las ideas de la “nueva oficialidad fálica”


La “evolución” del perverso patriarcado económico global experimenta un giro sobre la burocracia de la política económica, las corporaciones, las finanzas y los medios de comunicación, sustituyéndola por las ideas económicas de impronta liberal, promovido y legitimado por premios Nobel de economía, la expansión liberal-conservadora con  estrategias de financiación, promoción y difusión de esas ideas con la “promoción” en las cátedras e institutos de investigación y las universidades financiadas por el capitalismo; así se cambia la orientación económica de los bancos centrales como de los organismos internacionales al neoliberalismo
El perverso patriarcado, generaliza estas doctrinas en medios formadores de opinión global de asociados intereses financieros, en las escuelas empresariales con planes de estudio en las nuevas concepciones neoliberales formando el carácter de los gestores, “varones”, en los valores por el triunfo en los negocios y el enriquecimiento personal a toda  costa, por la creencia optimizadora de los mercados y el neodarwinismo social de la globalización; son la “nueva oficialidad fálica” que ocupa puestos intermedios y altos de las finanzas, de las corporaciones y los organismos de gestión de las organizaciones económicas internacionales y los ministerios económicos.


Imposición “ideológica” del perverso patriarcado económico global con su lenguaje adaptado


Esta nueva formalización de la teoría neoclásica del perverso patriarcado económico global convierte en verosímil, la teoría general de los mercados como la existencia de un equilibrio óptimo; pero que llegados a la globalización prosigue en considerar inexistente el capital de tareas de lo femenino; la crianza infantil, las tareas domésticas, el cuidado de ancianas y ancianos en el orden familiar, el trabajo mal remunerado, etc.
Sobre la base de la total separación del resto de las ciencias sociales, ignora lo femenino y es así que la competencia perfecta en los mercados tiene lugar en un mundo ideal transparente, para el “varón”, en el que no existen ni asimetrías de información, ni asimetrías en la posición de poder de los agentes en los mercados del perverso patriarcado económico global; cada agente “varón” obtiene su correspondiente renta en el mercado, pero obviando lo femenino.
En tanto el capital como la fuerza de trabajo de la función de producción se considera dada, correspondiendo a las dotaciones de los agentes “varones”, pero sin considerar el capital de tareas de lo femenino; la crianza infantil, las tareas domesticas, el cuidado de ancianas y ancianos en el orden familiar, el trabajo mal remunerado, etc.
En la civilización del perverso patriarcado económico global, se introduce la producción en la teoría neoclásica que no puede determinar el equilibrio general óptimo, especialmente de la mujer, que crea un efecto fetichista de gran rigurosidad del conjunto, mito central de la modernidad, del “varón”, que pasa falazmente a obtener la calificación de máxima cientificidad.
La teoría así construida garantiza que los mercados, cuando no son obstaculizados desde el exterior, no tienen crisis, de manera que no existe teoría de la crisis neoclásica y cuando aparece debe ser atribuida a un shock externo y el candidato preferido para causar el shock externo es el Estado, por lo tanto las demandas sociales de los sindicatos – los otros culpables, al pedir aumentos salariales y beneficios sociales promuevan la inflación, haciendo invisible lo
femenino y su trabajo.
De tal manera se disciplina el comportamiento fiscal del Estado y las demandas de los agentes sociales y la ciudadanía, haciendo invisible lo femenino y su trabajo.
La afinidad de la teoría con los intereses empresariales del “varón” prioriza en exclusiva el poder de compra del capital monetario, la tasa de interés de los préstamos que remunera al capital, la reducción del papel económico del Estado y la anulación de la negociación sindical y las demandas sociales, haciendo invisible lo femenino y su trabajo.
En concreto, sirve para reconstruir el poder del capital y aumentar su remuneración, a costa de la mayoría de los trabajadores y la ciudadanía en general, haciendo invisible lo femenino y su trabajo.
Neoliberalismo es una concepción de la economía capitalista del perverso patriarcado económico global que conjuga elementos de la teoría neoclásica, de la teoría monetarista, de la teoría de las expectativas racionales y de la filosofía política liberal-conservadora; programa neoliberal de política económica del perverso patriarcado económico global y presupone que “no hay alternativa” a la política neoliberal del perverso patriarcado económico global.
De tal manera, de hecho, el espacio real de la izquierda política y social se considera superfluo, desapareciendo de la realidad, aunque no de la constitución, porque para el neoliberalismo, del perverso patriarcado económico global, ni la democracia deliberativa, ni la democracia participativa, en la que se ponen en juego concepciones distintas tienen sentido; la democracia representativa reduce su función a un mecanismo de sustitución entre elites gestoras que compiten para realizar el mismo programa como proyecto posdemocrático del “varón” y así el Estado del bienestar se transforma en el Estado neoliberal del perverso patriarcado económico global.
El perverso patriarcado económico global organiza los mercados financieros desregulados y liberalizados, sobre la ocultación de la información y el desconocimiento del riesgo global de los productos negociados, poniendo en juego dispositivos de manipulación ininteligibles de los productos que ofrecen, que acrecientan la formación interesada de estímulos perversos, afín al perverso patriarcado económico global, para favorecer el alza de la remuneración de sus
agentes y socializar las pérdidas.


La globalización triunfante del perverso patriarcado económico del “varón”


La globalización neoliberal del perverso patriarcado económico global se presenta, como la era del capitalismo global triunfante del “varón”, con su metodología de situaciones localizadas de fuertes crisis financieras emergiendo dos áreas, China e India, que se adscriben alcapitalismo global con los “tigres asiáticos” y el mundo ex soviético, a través de programas neoliberales.
El crecimiento económico lo basan en el nuevo modo de desarrollo informacional de la producción y la inmensa precariedad en la industria des-localizada y los servicios, para que en los centros desarrollados los salarios caigan con respecto a las rentas del capital; por lo tanto la productividad se sostiene, por el desarrollo tecnológico en la producción, en los bajos salarios y en la reducción del costo de los materiales procedentes de la producción de las áreas de la
industrialización periférica.
La perversa civilización patriarcal económica global crea nuevos instrumentos financieros, nuevos productos y con la especulación de los activos hace crecer las rentas financieras por encima de la economía real y con las pirámides especulativas, aumentan la dependencia pordeudas.
La perversa civilización patriarcal económica global así mantiene, simultáneamente, las rentas financieras revaloriza los activos financieros y expande el crecimiento de la demanda del consumo ciudadano y de los gastos empresariales; la economía se realimenta y se reproduce en un proceso que se expande de manera continua, como los residuos de todo tipo y forma, donde en los países desarrollados las enormes rentas y beneficios del capital financiero y corporativo
avanzan de manera correlativa al empobrecimiento de la gran mayoría de asalariados como meros residuos,
La perversa civilización patriarcal económica global “promueve” un consumo de masas que crece, por la reducción continua del precio de las mercancías procedentes de las zonas industrializadas periféricas con el crédito y la liquidez orientada al consumo de los individuos, las empresas y el Estado que el nuevo complejo financiero pone en marcha con la abundancia y diversidad de medios de endeudamiento que se les ofrece; pero cada vez más difícil de atender
con los propios recursos a las “nuevas necesidades inducidas”.


La perversa civilización patriarcal económica global con la proliferación del crédito y expansión de los mercados de valores simula un crecimiento del nuevo vínculo armado en la relación de dependencia por deudas de la inmensa mayoría de individuos, empresas y estados con respecto al gran capital financiero-corporativo global, remplazando la era del capitalismo regulado establecido en torno a la relación de reconocimiento recíproco entre los agentes económicos, sociales y políticos; por lo tanto las fuerzas sociales y políticas del centro izquierda y de la izquierda institucional del “varón”, se “adaptan” ajustándose a lo impuesto por el neoliberalismo, corporativizando y negociando con menor presencia orgánica entre los asalariados, mientras los partidos políticos del “varón”, quedan reducidos a partidos de gestión y cargos públicos, en este transformismo político que los identifica con el mundo del neoliberalismo.
La perversa civilización patriarcal económica global “acomoda” los derechos de la gran propiedad reduciendo los derechos democráticos y sociales al naturalizar los intereses de las poderosas y enriquecidas minorías a costa de la mayoría social, tras-nacionalizando y reorganizando los mercados financieros con los grupos y fondos que controlan los paquetes decisivos de acciones capaces de mover ingentes cantidades de valor por todo el mundo en tiempo real, para impedir el control que pueda hacer cada Estado.
La perversa civilización patriarcal económica global condiciona las normas que elaboran los parlamentos y gobiernos de los estados y las instituciones económicas internacionales; si las políticas de los estados no se adecuan a sus requerimientos retiran de inmediato la inversión a otro lugar y los estados se tornan más débiles y se adaptan, es decir, se neo-liberalizan, como en Argentina, en este nuevo orden económico-político de la perversa civilización patriarcal
económica global del “varón”.


La simulación de la crisis del capitalismo global neoliberal, de la perversa civilización patriarcal económica


La perversa civilización patriarcal económica global al “pinchar” la burbuja de las hipotecas genera la crisis del sistema financiero, que transmite a la economía real y así la estructura del capitalismo global impone la masiva socialización de las pérdidas de los títulos financieros y el rescate de los bancos con estímulos públicos, convirtiendo las macro deudas financieras privadas en deudas públicas y así “vuelve ingeniosamente” a las políticas de estabilización acorde con los intereses financiero-corporativos, haciendo pagar el costo de la crisis a la gran mayoría de la ciudadanía, debilitando los derechos democráticos y sociales eliminando toda resistencia futura y ocupar los lugares aun no mercantilizados.
Las instituciones políticas“representativas delirantes populistas” responden sumisamente a la perversa civilización patriarcal económica global, que ha conformado un grupo de países “desarrollados” y “ricos” (las ex colonias británicas, Canadá, Australia y Nueva Zelanda y los países nórdicos Suecia, Dinamarca, Noruega y Finlandia), funcionales a la metodología militar y global con adecuados recursos alimentarios, energéticos, minerales y con especiales servicios
en la industria militar.
La crisis simula adecuarse al crecimiento de China, India, Latinoamérica y África, pero con una particularidad, ese crecimiento se debe solo a China y así el crecimiento chino estabiliza su región y Sudamérica sobrevive por sus exportaciones a China y África por la inversión directa, que la ha transformado en una potencia económica en función de la explotación obrera al insertar, lo peor de la izquierda y la derecha pues no existen los sindicatos, ofreciendo a la
perversa civilización patriarcal económica global mano de obra barata, con obreros desprotegidos de todo derecho social y para esto creó la globalización.
La perversa civilización patriarcal económica global, con la “participación” de políticos corruptos, como en Argentina, elimina las industrias nacionales y la competencia de pequeñas empresas locales llevando las fábricas al paraíso de la explotación chino, donde todo se produce en grandes cantidades y a precios irrisorios para venderlo en los países del primer mundo barato y con buenos márgenes para el fabricante.
La perversa civilización patriarcal económica global, así, deja al mundo sin industria afectando el empleo que disminuye el consumo, con grandes producciones que no se pueden vender en el primer mundo, que no tiene dinero y los del tercero, como Argentina, dirigidos por gobiernos demagogos y corruptos en la miseria.


Control poblacional global neoliberal, de la perversa civilización patriarcal económica del “varón”


La perversa civilización patriarcal económica global nos “convertiría” en chinos, induciendo con la crisis el sentido de culpabilidad y la paranoia, que el estado de bienestar nos llevará a la miseria y se deberá trabajar sin derechos sociales por un plato de arroz reduciendo la población, negando la redistribución de la riqueza y controlando la economía por medio de la demografía, con guerras fratricidas, epidemias y colapsos financieros; herramientas de control de la población con medidas impulsadas a través de los medios masivos de comunicación y campañas para detener el crecimiento demográfico, legalización del aborto compulsivo vía leyes de violencia de género.
La perversa civilización patriarcal económica global con una población reducida y controlada recreará el fascismo bajo regímenes autoritarios, tendencia observable en la actualidad con quienes padecen hambre, que hacen cualquier cosa por comer, ejemplo en Argentina, con los subsidios y planes trabajar que motorizan el clientelismo político populista: Real control sobre los alimentos utilizado por el populismo.
La perversa civilización patriarcal económica global reducirá la población mundial mediante la desnutrición gradual de las personas, con la inflación en el costo de alimentos afectando a todo el mundo, causando hambruna y disturbios en muchas regiones pobres del mundo como en la actualidad en determinadas regiones y también castigar a la clase media en los países industrializados.
La perversa civilización patriarcal económica global a través del control de las provisiones, maneja la escasez de alimentos, efectiva arma para crear conflictos regionales y así promover misiones de paz como política exterior por el colapso económico manipulado debido a la consolidación empresarial de los cultivos básicos como el maíz, la soja, sumado a eventos climáticos catastróficos que destruyen la producción en regiones enteras que lleva a restringir las exportaciones de trigo en una real guerras de alimentos, interconectada, afectando la comunidad global.
La perversa civilización patriarcal económica global, con los aditivos químicos, pesticidas, conservantes, disimula un arma de despoblación con productos químicos que no fueron pensados para el consumo humano, presumiendo un envenenamiento lento y deliberado con alimentos, bebidas, toxinas, flúor, aspartamo o el glutamato monosódico (MSG) con sus efectos negativos para la salud; otro ejemplo, el jarabe de maíz de alta fructosa (JMAF) con su mercurio, siendo difícil encontrar alimentos dulces que no contengan aspartamo o fructosa: Los plaguicidas se dividen en aditivos químicos–pesticidas y se encuentran en el torrente sanguíneo toxinas estas, que se adquieren por el consumo de maíz transgénico y soja como de los animales que se alimentan de ella; el producto químico encontrado en pesticidas es el glifosato, que causa defectos de nacimiento entre otros padecimientos, no obstante todas estas toxinas, y muchas otras, han sido aprobadas para su consumo por la FDA, aunque no sean seguras. La perversa civilización patriarcal económica global, controla el maíz, el trigo, la soja, el arroz y todo el ganado, pues los alimentos procesados dependen de las fuentes de estos mismos como iniciativa global impulsada por organismos internacionales de regulación, tal la Organización Mundial del Comercio y las Naciones Unidas, que tiene en cuenta todo lo que provenga desde la seguridad de la salud a los derechos de uso de la tierra, obligando a los productores independientes de alimentos a adaptarse de tal manera, que sólo se beneficie una estructura corporativa global con las agencias reguladoras.
La perversa civilización patriarcal económica global mediante los alimentos genéticamente modificados monopoliza la vida humana a través de tecnología patentada y la destrucción del medio ambiente por productos químicos pesados.
La perversa civilización patriarcal económica global, utiliza los eventos naturales y la modificación del clima para usarlo como un arma deliberada en la creación de guerras por alimentos, como también la modificación del clima aplicada a las operaciones militares creando un clima virtual en los sensores del enemigo y en sus sistemas de información,  permitiendo “disfrazar” la modificación del clima, utilizando los alimentos como arma de control y ganancias.


La gestión de las basuras domésticas, urbanas, sanitarias y el cambio climático es un problema imposible de solucionar, como el de la superpoblación, que la perversa civilización patriarcal económica global en realidad desea eliminar selectivamente.


La perversa civilización patriarcal económica global determina que la basura debe ser eliminada de su entorno y que los restos orgánicos e inorgánicos de la más variada procedencia tiene a la ciudadanía poblacional como su generadora, deseando deshacerse del exceso de población puesto que la cantidad de basura se ha incrementado con el desarrollo de la sociedad consumista; siendo consciente que las sociedades donde los objetos de consumo son escasos y las basuras también, nos “demuestra” que la basura, si bien afecta a todo el mundo, es en los países ricos donde su gestión se convierte en problema debido a la gran cantidad y a su heterogeneidad.
Los residuos son de origen biológico; inorgánicos de origen natural como industrial y peligrosos que por su naturaleza implican un peligro contaminante o sanitario mayor; los radiactivos; medico-sanitarios; sustancias inflamables;  corrosivas; reactivas; tóxicas; infecciosas; mutagénicas; desechos del metabolismo humano como orines y  excrementos, que tienen su tratamiento a través de las aguas grises y la red de alcantarillado: “Demostrándonos” la
perversa civilización patriarcal económica global que, la basura debe ser eliminada., como el exceso de población selectivamente.
La perversa civilización patriarcal económica global desea eliminar el exceso de población, “demostrándonos” que la acumulación de basura impide que sean eficaces los mecanismos que la naturaleza tiene para su integración y reciclaje, como dónde acumularlas, transportarlas desde los hogares hasta su destino final, basureros generadores de lixiviados contaminantes líquidos y aguas que terminan en los acuíferos y los ríos, degradación del entorno, a causa de
los olores, la aparición masiva de fauna asociada a los desechos y la incidencia en la vegetación del entorno, cuando están llenos que no es posible seguir utilizándolos sin que se generen procesos de descontrol, sellarlos, cubriéndolos con grandes capas de arcilla no garantiza que no habrá derrames, se diseminan bacterias que procesan los elementos más peligrosos, genera metano, para el cual hay que dejar tubos de salida, puesto que de lo contrario explotaría, la
incineración con las basuras heterogéneas generan dioxinas, muy perjudiciales para la salud, y demostradamente cancerígenas, además, de elementos heterogéneos que provocan la aparición de sustancias nuevas e incontrolables.
La perversa civilización patriarcal económica global determinó que en el 2010 muera la esperanza para limitar el cambio climático y las industrias han montado una descomunal campaña de desinformación para proteger sus intereses y no actuar frente a la evidencia del derretimiento de los glaciares y la relación entre altas récord y bajas récord que  conllevan un aumento continuo y acelerado de las temperaturas mundiales.
La perversa civilización patriarcal económica global “controla” a los políticos para evitar que se opongan a los efectos de la acción climática al “proveerlos” de dinero para sus campañas políticas; políticos que no ignoran que el  calentamiento mundial representa una enorme amenaza, traicionando desde sus lugares este momento crucial, obviando introducir una legislación con un sistema de tope a las emisiones de gases invernadero.
China, la segunda economía mundial, es el mayor mercado automovilístico del mundo, responsable del 25 % del dióxido de carbono que arroja al medio ambiente mundial, en contra (junto con EE.UU.) de los acuerdos de Kioto por el control de la contaminación; Pekín está inmerso en una nube tóxica con una contaminación que alcanza 700  microgramos por metro cúbico (se califica la calidad del aire como excelente cuando este índice es menor de 50, y buena cuando es menor de 100, por encima de 300 es peligrosísimo): La combinación de la subordinada disciplina maoísta y el capitalismo salvaje les está dando resultados letales para toda la humanidad.
La perversa civilización patriarcal económica global desde el “rostro” de la izquierda progresista a la violeta, utiliza una metodología discursiva fundamentalista simulando desacreditar lo que califica de hegemonía ideológico-cultural en el sistema capitalista, con sus activos militantes sumergidos en lo que Gramsci con su, “peculiar”, interpretación hegeliana y llegando a Marx, incursionan en los “aspectos” del gran capital con sus controlados medios de comunicación y sus “intelectuales” organizados en el Estado como elementos de dominación económica en el control de la “sociedad”.
La perversa civilización patriarcal económica global estructura el “rostro” de la izquierda progresista a la violeta del “varón”, como elemento esencial para “proveer” de un contenido jerarquizado, en la simulada interpretación  subordinada a los intereses de quienes, argumentan, “combatir” y reemplazar en un “juego” de dominación, que tuvo a la etapa soviética como un real furgón de cola del capitalismo.
La izquierda progresista a la violeta del “varón” es esencial para la finalidad de la perversa civilización patriarcal económica global, al servicio del sistema dominante, que los presenta como “combativos” militantes “comprometidos”, en aquellas áreas (países) donde simulan “atacar” los proyectos del poder económico transnacional y así consolidar la ideología y la cultura del sistema capitalista, para la neutralización del espíritu crítico, la domesticación y la degradación intelectual, ética y estética del ser “humano que prosigue en considerar inexistente el capital de tareas de lo femenino; la crianza infantil, las tareas domésticas, el cuidado de ancianas y ancianos en el orden familiar, el trabajo mal remunerado, etc.
La izquierda progresista a la violeta es esencial para la finalidad de la perversa civilización patriarcal económica global, al simular con periodistas obsecuentes, politólogos, sociólogos, economistas, filósofos mediáticos y otros “formadores de opinión” en contra del capitalismo, “formateando” la conciencia de la gran mayoría de los seres humanos.
La izquierda progresista a la violeta del “varón” es esencial para la finalidad de la perversa civilización patriarcal económica global, simulando en los medios culturales, ideológicos, políticos y científicos producir una especie de selección o jerarquización del prestigio o renombre de determinadas personas, que ocupan siempre las siguientes ideas: cuestionar la propiedad privada de los medios de producción y de cambio; cuestionar el sistema políticosocial elitista existente (la llamada “democracia occidental”); jerarquizar el materialismo dialéctico como método de investigación en las ciencias sociales y en las ciencias llamadas “duras”, admitiendo que el capitalismo y el mercado no son eternos y son sólo una etapa en la historia de la humanidad.
La izquierda progresista a la violeta es esencial para la finalidad de la perversa civilización patriarcal económica global, en éste juego de la economía y las ciencias sociales, para la adaptación a las “necesidades” y mentalidad de los poderosos de la comunidad,considerando inexistente el capital de tareas de lo femenino; la crianza infantil, las tareas  domésticas, el cuidado de ancianas y ancianos en el orden familiar, el trabajo mal remuner ado, etc.
La izquierda progresista a la violeta es esencial para la finalidad de la perversa civilización patriarcal económica global, cuando simula “gobernar” contra el “marketing” que fomenta el consumismo, creando reglas para decir lo que se puede hacer y lo que no se puede hacer, haciendo inevitable que tengan poderes absolutos: Poderes absolutos que deberían usar para evitar y limitar todo poder absoluto en el futuro, pero que le permite a la izquierda progresista a la violeta, en su “etapa gubernativa”, enriquecerse sin límite.
La izquierda progresista a la violeta del “varón” es esencial para la finalidad de la perversa civilización patriarcal económica global, funcional a la ideología de las clases dominantes con figuras mediáticas, que simulan con sus criticas los actuales efectos devastadores de la economía de mercado y se declaran contra la pobreza y el “Imperio”  neutralizando una auténtica toma de conciencia de la verdadera naturaleza del capitalismo, que prosigue en considerar inexistente el capital de tareas de lo femenino; la crianza infantil, las tareas domésticas, el cuidado de ancianas y  ancianos en el orden familiar, el trabajo mal remunerado, etc.
La izquierda progresista a la violeta es esencial para la finalidad de la perversa civilización patriarcal económica global con su discurso “revolucionario” guardián de una fe que con Stalin, el “varón”, afirmó la perversa negación de libertad y de humanismo
La izquierda progresista a la violeta es esencial para la finalidad de la perversa civilización patriarcal económica global, simulando ser el baluarte avanzado de la cultura de los derechos ciudadanos y sociales no encarando lo que debía ser una lucha pedagógica fundamental, contra la irresoluble perversión no sublimada y ambigüedad sexual del varón que posee la decisión final en éste esquema, donde lo masculino sigue siendo la ley
La izquierda progresista a la violeta es esencial para la finalidad de la perversa civilización patriarcal económica global con su monserga discursiva de superar el capitalismo suprimiendo la propiedad privada de los medios de producción y el beneficio capitalista, estableciendo la propiedad social de los medios de producción para una riqueza de bienes de uso -no mercancías- en sentido amplio destinados al consumidor final para satisfacer sus necesidades materiales y espirituales creando y perfeccionando nuevos instrumentos y medios de producción, que, en realidad esto significa cambiar radicalmente la esencia del trabajo humano tal como existe en el sistema capitalista, en el que el trabajador está al comienzo del ciclo productivo alienado como productor y al final del mismo alienado como consumidor y así convertirse la izquierda progresista a la violeta en la nueva clase dominante reemplazando a la perversa civilización patriarcal económica global erigiendo en su defensa la izquierda progresista a la violeta del “varón”, idénticos privilegios con sus ideológicas, culturales, políticas, económicas, “sociales- represivas” y con el grado de violencia que requiera el nivel y el tipo de resistencia que les opongan.
La alternativa que presentan es la abolición de la perversa civilización patriarcal económica global estableciendo un sistema tal, la izquierda progresista a la violeta del “varón”, restableciendo las experiencias de la Unión Soviética y en otros países con la simulación de una democracia participativa, que prosigue en considerar inexistente el capital de  tareas de lo femenino; la crianza infantil, las tareas domésticas, el cuidado de ancianas y an cianos en el orden familiar, el trabajo mal remunerado, etc., como súper estructura, de la elaboración y la difusión de las ideologías, que incluyan la educación, los sindicatos, los medios de comunicación, las instituciones científicas, culturales y artísticas afirmando la irresoluble perversión no sublimada y ambigüedad sexual del varón que posee la decisión final en éste esquema, donde lo masculino sigue siendo la ley, dialécticamente vinculada a las leyes de la historia y a una superior concepción del mundo, “científicamente” elaborada, por el “varón”. En el curso de la evolución de la civilización patriarcal, tenemos la oportunidad de percibir cuales son las “virtudes humanas” que han dado lugar a tantos descubrimientos científicos a lo largo de la historia.
Genéricamente hablando la civilización del varón, se encuentra en la etapa más avanzada de la evolución; fundamentalmente, a partir de la adquisición del lenguaje y de una visión más detallada del mundo externo y de su mundo interior a través del psi coanálisis (Freud).

Predominó el varón en éste desarrollo milenario, quizá, como prioritaria necesidad que permitió el desarrollo de los aspectos científicos y técnicos.
Sin embargo la irresoluble perversión no sublimada y la ambigüedad sexual del varón que posee la decisión final en éste esquema, donde el varón sigue siendo la ley, nos precipita a un desencajamiento que hace retroceder lo “bueno” y aumentar lo “malo” de la comunidad global que afectaría lo local de cada área mundial.
Son las mujeres, precisamente desde mi punto de vista la alternativa única para revertir ésta tendencia, dado que lo masculino represor no permitió desde el principio de la historia la participación de lo femenino.
Hoy por razones que han desbordado la “capacidad” de lo masculino se produce la fisura en el muro implantado contra la mujer y posiblemente estemos en el momento histórico para que enfrenten al verdadero contrincante.
Pero es mi lectura de la “cosa”, sin pretender convencer atento que es una elección en los múltiples caminos a seguir.
La naturaleza no es amoral ni moral.
Lo moral, lo ético es una imposición del encéfalo.
La imposición se impone.
Imponer es poder.
Con el poder se derrota el sistema genocida, con más poder que el del sistema genocida.
Siempre es una elección si se presenta la oportunidad, la conveniencia y la interpretación.
Siempre sería prevalente la elección y la decisión.
Es un hecho de poder; seguir así en ésta línea o la mujer intenta otra vía, pero de intentarlo debe derrotar al varón.
No tomar el poder le significa, a la mujer, proseguir en el enredo “leguleyo” del varón que abruma con “avances” y elocuencia sobre informes y programas de desarrollo humano.

El ataque a la madre tierra – mujer es la más importante peculiaridad psicológica del “proceso” de la “civilización” patriarcal en su regresión, que corresponde dentro de su aparato psíquico, desde cualquier acto complejo de representaciones culturales a través de milenios al material bruto de las huellas mnémicas, que reaviva constantemente las imágenes de percepción en las que se halla basado su repudio y desprecio a la mujer castrada de “origen”.
Lo femenino, la mujer, la madre sería el centro y diversidad de lo excelso y lo repudiable en tanto generadora del varón fálico y de la niña mutilada o castrada, determinativo de su ambigüedad sexual.


Verano
CABA
Argentina
Enero del año 2013
Buenos Aires
Argentina
Osvaldo Buscaya(Bya)
(Psicoanalítico)
Femeninologia
Lo femenino es el camino
Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

 

Volver

 

Julio López

. desaparecido

- LIBROS - DESCARGA

losmontesdelaloca.jpg

Multimedia

Suscribite





_ Basta de Persecución

Relmu.jpg

bottom
top

La lucha por el Buen Vivir

Pueblos originarios y forma de vida

 

(AW) La primera marcha de mujeres originarias por el buen vivir recoge un concepto filosófico que puede ir a buscarse a los orígenes mismos de la propia filosofía. No sólo a partir de Aristóteles sino mucho antes todavía, Homero o Pericles dan cuenta de ello, el buen vivir o el vivir bien constituía un problema filosófico-político esencial.

 

Leer más...

. Caza de brujas en Esquel

Ficha_Ovidi.jpg

Una Argentina en Alemania

IRENE CUENTA EL MIEDO


Nunca tuve mucho vínculo con el Miedo, a penas lo necesario para que algunos cuidados y alertas se activaran y restringieran mis golpes y caídas a la elección conciente de los riesgos. El sistema de órbitas donde me fui desarrollando nunca tuvo el Miedo como protagonista ni co-equiper de ninguna cosa.

 

Leer más...

Elecciones: Todxs opinan

¿Participar? ¿No participar?

 

Viejo es el debate, entre aquellos que piensan y actúan para terminar con el capitalismo y toda forma de organización social que oprima y explote a los seres humanos y a la naturaleza, sobre si es correcto o no participar de las elecciones que periódicamente se realizan en aquellos países autoproclamados democráticos.

 

elecciones-una-farsa

Leer más...

bottom

Potenciado por Joomla!. Designed by: Joomla 1.5 Template, email encyclopedia. Valid XHTML and CSS.